Cómo adelgazar haciendo running?

| 10.10.2017

Hay muchas teorías sobre cuál es el ritmo y la intensidad adecuadas para adelgazar haciendo running. Correr rápido y menos tiempo? Ir lento y aguantar más? La respuesta está en tu frecuencia cardíaca.

Es importante conocer y controlar nuestro cuerpo para lograr los objetivos. Para conseguirlo hazte con un pulsómetro y mide las pulsaciones en reposo, el resultado que obtengas hay que restarlo a tu frecuencia cardíaca máxima (FMC), que es igual a restar tu edad a 226 si eres mujer, o 220 si eres hombre. El número obtenido es la frecuencia residual, la cifra en la que debes mantenerte mientras haces el ejercicio.

Conseguirás adelgazar y quemar más grasa a partir de los 40 minutos y utilizando entre el 70 y el 85% de tu capacidad. La clave está en la constancia, entrena entre tres y cinco días a la semana y aumenta la velocidad progresivamente.  Es mejor que no empieces intentando conseguir correr 40 minutos, hazte un un plan de entrenamiento y los resultados a largo plazo serán más efectivos.

Truquito: Utiliza la prueba del habla para determinar si te encuentras en tu rango de quemar grasa. Es simple: si puedes hablar mientras haces el ejercicio y en base a tu respiración, podrás determinar si necesitas incrementar o disminuir la intensidad. Debes ser capaz de decir una oración corta sin problemas.

Si el running es un tipo de ejercicio en el que no eres capaz de aguantar o tu cuerpo te impide practicarlo, puedes probar con la marcha atlética u otros deportes que te permitan realizar ejercicios cardiovasculares.

No olvides acompañar tu ejercicio con una dieta rica en frutas y verduras, elimina en la medida de lo posible los alimentos procesados y bebe agua constantemente. Y lo más importante, la constancia. Adelgazar bien es posible a largo plazo y con la mentalidad correcta, hay que disfrutar el proceso: esforzarse y no forzarse.