Amor y sexo

Sexo fuera de la habitación, termina con la rutina!

Sacar el sexo de la habitación, cambiar de escenarios para hacer el amor es una muy buena alternativa para romper la rutina. Incluir variantes para acceder a otros niveles de placer, explorar otros sitios, puede resultar una aventura excitante. Rompe con las costumbres. Es difícil mantener viva la llama de la pasión dentro de la habitación, se pueden llevar las actividades a otros lugares de tu hogar o fuera de él. Anímate a explorar!

Los mejores lugares fuera de la cama para el sexo

El sofá: Se pueden practicar todas las fantasías y posturas, utiliza los cojines para elevar la pelvis o el sexo oral. Es cómodo y amplio. Una excelente opción, él sentado, tú te colocas encima, de esa manera dominas los movimientos sin problemas de espacio.


El coche: es espontáneo, es un lugar de riesgo, por lo tanto, hay mucha adrenalina en el ambiente qué ayuda a excitarse.
La cocina: En la mesa de la cocina se pueden aplicar varias posiciones, en el fregadero también. Además, puedes agarrar algún ingrediente como: chocolate, mermelada, o crema y embadurnar el cuerpo de la pareja. El tema es amplificar las sensaciones y variarlas, utilizando al máximo tu imaginación.


Al aire libre: Es muy placentero tanto de día como de noche. Asegúrate de que sea un buen lugar, goza del espacio, la vivencia de libertad y las sensaciones que provocan los estímulos naturales, en función de los cuerpos desnudos.


En un hotel: Puede ser una fantasía muy excitante con la pareja, tomarlo como un juego reservar una habitación y actuar como si no se conocieran, dejarse llevar, y fantasear.
La ducha o bañera: Es uno de los lugares cumbres del cuarto de baño, siempre teniendo cuidado de no resbalar. Es muy erótico enjabonar al otro, o lamer la piel en la bañera los cuerpos muy pegados, sintiendo el agua tibia en el cuerpo. Una ducha también puede ser muy excitante masajeando el cuerpo con aceites, luz tenue, velas, incienso.

Hay que saber relajarse y abrir la mente a nuevas experiencias, estamos tan habituados a hacer el amor en los mismos lugares que nos cuesta abrirnos a nuevas opciones. Es imprescindible explorar juntos, tratar de hacerse el tiempo para un encuentro más prolongado, y proponer lugares novedosos. Es un gran ingrediente para salir de la rutina.