Estilo de vida

TEST: Te obsesiona ser perfecta?

Quién ha dicho que la perfección es buena? Sabías que salirse de los estereotipos sociales o pasar de grandes metas resulta saludable, reduce el estrés y puede ayudarte a controlar tu glucosa? Haz la prueba!

El deseo de hacer las cosas correctamente muchas veces se confunde con la necesidad de hacerlas perfectamente. Ya lo decía Joan Manuel Serrat en su canción Esos locos bajitos: “Niño, eso no se dice, eso no se hace, eso no se toca”. Y es que desde pequeños se nos corrige constantemente. Y de adultos, en el trabajo se nos mide por los resultados. El mensaje social que recibimos es claro: para encontrar la felicidad, debemos alejarnos del término medio y aspirar a destacar por el éxito. La lista de exigencias es interminable: atractivos, delgados, musculosos, seductores o triunfadores… El resultado: compararse con ideales superfluos nos puede conducir a la frustración.

Siéntete a gusto con tu personalidad

Aspirar a ser más emprendedores, menos tímidos o menos orgullosos está bien; en eso consiste la superación personal: en intentar mejorar lo más maleable y asumir los defectos que no nos es posible cambiar.

Entonces, dónde está el problema? Se presenta cuando los esfuerzos de una persona por mejorar no fructifican y acaban en decepción, frustración o infelicidad, todo lo contrario de lo perseguido. Y aquí aparece el sentimiento de culpa, que normalmente resulta inútil y no soluciona nada. Frente a esta actitud tan exigente, hay otro comportamiento más equilibrado y saludable, el de la persona que huye de los extremos, que no es excesivamente meticulosa, que no necesita tener grandes éxitos para ser feliz y que se siente contenta de cómo es. Sabe sacarse el mejor partido y aceptarse con sus virtudes e imperfecciones. Te animas a imitarla?

Cuál es tu nivel de autoexigencia?

Contesta a las siguientes preguntas, señalando la respuesta con la que te identificas, y descubre si tu afán de superación te supone un problema en el desarrollo de tu vida o si, por el contrario, no tienes miedo a cometer errores.

1. Cuando mandas un e-mail, cuál de las siguientes actitudes se ajusta más a tu comportamiento?

(a) Antes de enviarlo lo releo varias veces y me preocupo de corregir las faltas de ortografía.

(b) Según el tiempo que tenga, le dedico más o menos esfuerzo.

(c) Lo escribo de carrerilla, según va saliendo.

 

2. En una tarea de equipo ves a un compañero que comete un error por despiste. Qué piensas de él?

(a) No le das ninguna importancia a su actitud. A todos nos puede ocurrir.

(b) Mentalmente lo rechazas y dejas de considerarlo válido.

(c) Intentas ayudarlo y le aconsejas que se esmere.

 

3. En el amor ¿qué definición te viene como anillo al dedo?

(a) Soy feliz con mi pareja a pesar de sus fallos.

(b) No soy demasiado exigente.

(c) No me comprometo porque aún ansío encontrar la pareja ideal.

 

4. Te invitan a una comida familiar. El problema es que estás haciendo régimen…

(a) Me llevo mi almuerzo en una tartera para no saltarme la dieta.

(b) Intento comer lo más ajustado a mi dieta de ese día.

(c) Me salto el régimen y al día siguiente lo compenso.

 

5. Cuando tienes interés sobre un tema, cómo actúas?

(a) Leo algo y me informo para tener una idea general.

(b) Profundizo y no paro de leer todo lo que encuentro sobre ello.

(c) Me leo uno o dos libros y pregunto la opinión de los demás para contrastar.

 

6. Estás limpiando la casa y no llegas al extremo de debajo de la cama. Qué haces?

(a) La próxima vez que limpie ya intentaré limpiar, sobre todo esa parte que no alcanzo.

(b) Limpio hasta donde llego y el resto lo dejo. Total, ningún invitado se va a dedicar a mirar debajo de la cama!

(c) Le pido a mi vecino que me ayude a desplazar la cama para que no quede nada sucio.

 

7. Cómo te afecta que tus conocidos te hagan algún reproche?

(a) No lo soporto. Me hunde el ánimo durante varios días.

(b) Todo depende de mi conciencia y de si estoy conforme con mi actitud.

(c) No suelo dar demasiada importancia a la opinión de los demás. Seguramente han cometido un error de interpretación.

 

8. Para sentirte satisfecha con lo que haces, necesitas …

(a) Simplemente tener ilusión en hacerlo sin importarme el resultado final.

(b) Realizar la actividad a la perfección para que nadie pueda decir nada de tu trabajo.

(c) Que a los demás les guste y me den su aprobación. Si no la consigo, lo paso fatal.

 

9. Has estado varios días fuera de casa y está todo hecho un desastre. Te llama una amiga porque está cerca y quiere pasar a verte.

(a) Intento retrasar su visita para que me dé tiempo a poner la casa decente.

(b) La recibo encantada, y cuando entra bromeo sobre el desorden de la casa y le quito importancia.

(c) Con excusas, propongo vernos fuera porque no quiero que vea todo el desorden.

 

10. Sales a la calle y te das cuenta de que llevas una mancha en el pantalón. Qué haces?

(a) Vuelvo a casa a cambiarme inmediatamente.

(b) Intento ocultarlo estirando el jersey.

(c) Preparo un chiste para salir airosa si alguien se da cuenta.

 

11. Invitas a unos amigos a cenar y les preparas una paella. Al prepararla te das cuenta de que olvidaste las gambas. Qué haces?

(a) La sirvo sin decir nada… quizá no se den cuenta.

(b) Voy corriendo al establecimiento más cercano a comprarlas.

(c) Les digo bromeando que las gambas subieron tanto que no se dejaron pescar.

 

12. Te dispones a viajar cuando te llaman de la compañía y te dicen que el vuelo se retrasa un día. Cómo te lo tomas?

(a) Dedico el día a planificar de nuevo el viaje para que el retraso me perjudique lo mínimo.

(b) Lo acepto con buen humor y me propongo no permitir que nada estropee mis vacaciones.

(c) Fatal, me agobia que me falte tiempo para cumplir con el programa que tenía planeado.

 

13. Vas al cine y descubres un fallo en la película. Qué piensas?

(a) Me deja de interesar la película.

(b) Me parece una anécdota curiosa para comentar.

(c) No le doy ninguna importancia y lo olvido inmediatamente.

 

14. Estás rellenando un formulario y al escribir tu nombre ves que en la casilla falta espacio. Qué haces?

(a) Nada; con la identificación es suficiente.

(b) Tomo otro formulario y escribo mi nombre, esta vez intentando hacer la letra en tamaño más pequeño.

(c) Continúo escribiendo desbordando las casillas de al lado.

PUNTUACIÓN
1.      a 10  b 5      c 0
2.      a 0    b 10    c 5
3.      a 5    b 0      c 10
4.      a 10  b 5      c 0
5.      a 0    b 10    c 5
6.      a 5    b 0      c 10
7.      a 10  b 5      c 0
8.      a 0    b 10    c 5
9.      a 5    b 0      c 10
10.    a 10  b 5      c 0
11.    a 0    b 10    c 5
12.    a 5    b 0      c 10
13.    a 10  b 5      c 0
14.    a 0    b 10    c 5

RESULTADOS

De 0 a 45 puntos
Ante todo, disfrutas

Felicidades, porque sin duda has encontrado las claves que te ayudan a disfrutar de la vida. Sabes sacarte el mejor partido y aceptas los imprevistos tal y como vienen; seguro que en todas las situaciones ves lo positivo. No te paras en los detalles y prefieres ir al grano. En definitiva, te gustas tal y como eres; lo que no deja de ser un primer paso para remontar con éxito las diferentes facetas de la vida.

De 50 a 95 puntos
Eres flexible con tus expectativas

Te encuentras en un punto de equilibrio. Ni te preocupa hacer las cosas a la perfección ni eres una persona descuidada. Generalmente huyes de lo excesivo y no demuestras actitudes rígidas ante tus expectativas. Conseguir las cosas con poco esfuerzo te produce mayor satisfacción que dedicarle demasiado afán. Así empleas mejor tu tiempo.

De 100 a 140 puntos
Tanta perfección limita tu vida

Seguro que en tu vida diaria no puedes evitar detectar detalles que hay que corregir, ya sea un cuadro torcido, una camisa mal planchada, etc. Normalmente estás pendiente de todo, y esto, desde luego, no te ayuda a disfrutar plenamente de la vida, ya que las cosas, cuando no salen como tú deseas, te desbordan y te impiden reconocer tu valía personal. Tu autoestima va ligada a la consecución de los logros. Un consejo: relájate y no seas tan exigente contigo ni con los demás. Atrévete a cometer errores.

Corrige tus fallos

Si has llegado a la conclusión de que la balanza está desequilibrada y los inconvenientes de mantener una actitud demasiado exigente te afectan, toma nota de algunas estrategias para reducir los aspectos destructivos del perfeccionismo y disfrutar de los que sí son positivos:
Intenta analizar las cosas desde diferentes perspectivas. Ponerte en la situación de otra persona te permitirá irte deshaciendo de esa actitud perfeccionista.
No te marques metas irreales o imposibles de conseguir.
Muéstrate flexible con tus fallos y evita ver las cosas desde la perspectiva del “todo” o “nada”.